¿Cómo debería ser una ciudad en el futuro?

La tecnología, el transporte y los servicios públicos, la clave de lo que podría estar por venir.

(ANSA) – La democracia y no solo la tecnología deben estar en el centro de la discusión sobre la ciudad del futuro, planteó en Bogotá el arquitecto italiano Francesco Fresa, en el marco del “Italian Design Day”.

Fresa arribó a Bogotá en compañía de su colega venezolano Germán Fuenmayor, cofundadores ambos del estudio Piuarch de Milán, para hablar con estudiantes de arquitectura sobre la necesidad de que la ciudad sea un espacio de equidad para todos. “Nuestro rol como arquitectos es tratar de que las ciudades del futuro puedan ser democráticamente accesibles; que no haya grandes diferencias a la accesibilidad, que el espacio urbano sea realmente un bien común y no una zona exclusiva de pocos”, afirmó Fresa en diálogo con ANSA.

Para el arquitecto romano, es evidente que el crecimiento exponencial de las ciudades en Latinoamérica, Africa y Asia las ha llevado al debate interno de cómo solucionar sus problemas logísticos. El lío en todo ello -plantea el italiano- está en plantearse como única opción el uso exacerbado de la tecnología, privilegiar los vehículos y mantener una oferta desequilibrada de servicios públicos.

Fresa y Fuenmayor creen que no se trata solo de pensar en esa megalópolis términos de lo que ahora se llaman las “smartcity”, ciudades inteligentes y rápidas. Las ciudades del futuro también deben darle cabida a las “socialcity”, urbes que respeten sus zonas históricas, cuyas plazas sean punto de encuentro, que guarden respeto por la cultura local, los materiales de construcción, su pasado, en las que se que salvaguarden los “espacios lentos”.

“El caso de Medellín en Colombia es emblemático en ese sentido, porque cambió completamente en su estructura a partir de la accesibilidad, de la democratización del espacio público, de ofrecer servicios urbanos; es un ejemplo de como sí es posible proponer un modelo diferente de ciudad”, precisó a ANSA Fuenmayor.

El arquitecto venezolano dijo que en ese orden las ciudades latinoamericanas están a tiempo de equilibrar su desarrollo con un orden que respete su entorno y contemple al ciudadano como parte de sus propios avances y le brinde lugares para socializar. “Latinoamérica está llena de ciudades donde se vive en guetos, San Paulo es un ejemplo donde hay edificios de extrema riqueza que miran hacia favela; Caracas es otro ejemplo extremo de esta contradicción entre zonas de pobreza ínfima y zonas de riqueza concentrada”, agregó.

“Lo contrario a la democracia es el gueto”, añadió Fresa, para resaltar que la “ciudad debe tener el mismo acceso a los servicios” para todos, no solo para unos privilegiados. Ambos arquitectos rechazaron también la “homogenización” de las ciudades, tan evidente ahora, con edificios desconectados de los entornos locales que bien podrían estar en Shangai, Dallas o Buenos Aires.

“Cuando la arquitectura no tiene en cuenta su contexto pierde su valor y función”, sentenció Fuenmayor. Fresa y Fuenmayor, quienes a través de su estudio han diseñado boutiques y oficinas de marcas como Gucci y Dolce Gabbana, visitaron Bogotá en el marco de la tercera edición del “Italian Design Day”, una iniciativa global del Ministerio de Exteriores de Italia, que busca promover el diseño y la arquitectura de esa nación.

lunes, 25 de marzo de 2019 · 06:22, www.elintransigente.com


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *